jueves, 17 de julio de 2014

La enfermera es una persona. ¿Se cuida a sí misma?


Ensayo 5
Descargar documento en pdf


Esp. Mónica M. Soto Verchér*

No pretendamos que las cosas cambien
 si hacemos siempre lo mismo.
                                                                                                                        Einstein.



* Profesora efectiva exclusiva de Licenciatura en Enfermería. Universidad Nacional de San Luis. Argentina.




Introducción
La Enfermería es una profesión y una ciencia que estudia el diagnóstico y tratamiento de las respuestas humanas a una situación de salud (ANA, 2014) Pero ante la cuestión acerca del  sujeto que la ejerce: ¿se es enfermera o se es persona que ejerce la enfermería? Si se toma a la enfermera como sujeto de estudio es frecuente escuchar la frase “-Soy enfermera/o”. Entonces cabe repreguntar: ¿solo se es enfermera/o? ¿Los sujetos que ejercen la enfermería no son pacientes/sujetos de estudio de sí mismos? ¿Acaso la enfermera debe conocer/educar/ cuidar a otros, no a sí misma?
Este ensayo pretende dar fundamentos que ayuden a pensar en la posibilidad de que las/los enfermeras/os comiencen a conocerse a sí mismos también, como sujetos a cuidar y desde la formación. Para ello se reflexionará acerca del profesional enfermero como sujeto de estudio, al binomio cuidado-persona del profesional y a su conocimiento personal como dispositivo necesario para aprender y aplicar autocuidado a sí mismo.
Desarrollo
El profesional enfermero como sujeto de estudio
Es poco frecuente encontrar trabajos publicados en los que enfermera/o son sujetos que demandan cuidado. Siempre se los presenta como una persona con formación para brindar cuidado a otros. Pero si se buscan las Condiciones y Medio Ambiente del Trabajo (CyMAT) [i] se encuentran situaciones que ponen en riesgo la salud profesional. Horrac (2009, Pp. 21, 59) señala que los escasos trabajos publicados muestran que  diferentes factores sociopolíticos pueden influir negativamente en la salud de enfermeras/os de Argentina:
·         Déficit cuantitativo: 2,2 enfermeras/os por mil habitantes en la República Argentina, contra 8,1 en la Unión Europea.
·         Déficit cualitativo:
o   distribución según nivel de formación que marca escasa profesionalización del sector (63% de auxiliares, 30% de enfermeras profesionales y solo 7% de licenciadas);
o   relación proporcional inadecuada médico-enfermero: en Argentina hay menos de 1 enfermera por médico, cuando la recomendación internacional es de 3;
o   deterioro de condiciones de trabajo del sector a lo largo de las últimas décadas.
o   mayoría de mujeres integran el colectivo. Para poder sostener la posición alcanzada recurren a numerosas estrategias defensivas para sobre-adaptarse anteponiendo el cumplimiento de las tareas al cuidado de su propia salud. Las trabajadoras quedan atrapadas entre la invisibilización de derechos y la naturalización de los riesgos que prolongan los roles y estereotipos culturales asociados al género femenino.
·         Déficit académico: Parra Garrido (2002) repasa la producción académica de los últimos años referida a la salud laboral de las mujeres y devela un divorcio entre la investigación orientada hacia la acción y el mundo académico (en Horrac, B.,2009, P.6)
·         Déficit de Autocuidado: enfermeras/os con problemas físicos, psíquicos y emocionales que sufren día a día y que la legislación en materia de salud laboral de nuestro país no contempla por ser multicausales y psicosociales en tanto estos problemas de salud son el resultado de la asociación de múltiples factores que trascienden la sobre-exigencia del puesto del trabajo y se vinculan con factores en el área social y familiar. Esta problemática aparece invisibilizada por las propias enfermeras, se refuerza por la falta de políticas, ausencia de participación, falta de reclamo de derechos en salud- seguridad al empleador y escaso desarrollo de acciones preventivas, así como  mínima confianza en su capacidad para la prevención.   (Horrac, B.,2009, P.59). El desconocimiento de autoevaluaciones psicosociales como por ejemplo el método Ista 21vc (Kristensen, 2000) para la autoevaluación de riesgos laborales de origen psicosocial o de regímenes legales como la ley 24 554 y decretos 558/96 y 49/14 hace que los enfermeros no perciban a tiempo el déficit de autocuidado laboral, tampoco forman parte de los planes de estudio.

El binomio cuidado-persona  profesional

La definición de Enfermería como una disciplina profesional es polisémica ya que implica cuatro conceptos centrales: Contexto, Cuidado, Persona, Salud (Kerouac y otros, 1996) y  que, según el paradigma al que se adhiera, dan múltiples definiciones del término. En el caso de Cuidado autores citados en Kerouac (1996) y Villalobos (2002) aluden a varios conceptos que se dan por incluidos en el término cuidado o en el de persona, pero el binomio Cuidado-Persona alude a una relación intersubjetiva entre dos sujetos: el sujeto que ofrece cuidado (¿diferenciado?) de aquel que demanda cuidados. (Levine, 1973; Villalobos 2002). Si Levine define la enfermería como una “interacción humana”, la intercomunicación (Fig.1) que se realiza en ella implica la existencia de una intracomunicación en cada individuo que interactúa. Por ello es importante que la enfermera sepa dialogar consigo misma.

El cuidado en fin tiene similares características que la comunicación y la educación (Potter, 2002, Vol.1, Caps. 22y 23) en cuanto a estructura y dinámica. A veces el emisor-cuidador-educador y el receptor-paciente- educando son la misma persona. En ese caso cuidador-paciente son uno que dialoga consigo, que aprende y cuida de sí.

El conocimiento personal para el autocuidado
Se publica mucho acerca del cuidado a otros pero escasamente se estudia a las enfermeras en su naturaleza humana, ni como personas con déficit de autocuidado. Y esto lamentablemente incluye a la formación académica que generalmente excluye la capacitación en el conocimiento personal de sus docentes, estudiantes y egresados. 
La ANA (American Nurses’ Association) propone que la formación académica y la matriculación profesional son la forma de convertirse en enfermera/o como si fuese el final de un proceso y no el inicio de la fase de principiante avanzado. Conjuntamente, la gran mayoría de los currículos reafirma la concepción de que el cuidado enfermero se hace a-para o con otros y tiene poca relevancia en el propio cuidado ni a darse autocuidado a sí mismo.
Es alentador que recientemente se esté considerando necesario incorporar en la formación temprana de las enfermeras las CyMAT (Condiciones y Medio Ambiente de trabajo), enfermedades profesionales y la intracomunicación que hoy no están aún incluidas en todos los currículos universitarios de Enfermería (Rojas y Heredia, 1999) aunque lo ha recomendado para la formación superior la Comisión Iterministerial de  Enfermería[ii] (2007).
En relación con lo anterior se puede decir que un punto de partida para enseñar a enfermeras/os a cuidar de sí y a asumir que también son personas con déficit de autocuidado que necesitan tener conciencia de sí y autocuidarse es fortalecer el patrón de conocimiento personal junto con el conocimiento práctico propuesto por Benner (1984).
El patrón de conocimiento personal al que aluden autores como Bárbara Carper (1978)[iii] ,  Peggy Chinn (1987 y 1999) y Durán de Villalobos (2002) entre otros, es uno de los menos enseñado en Argentina y es una pena ya que conociendo este patrón se puede pensar a sí mismo no solo como cuidador sino como sujeto demandante de cuidado. Saber más acerca del patrón émico permitiría mejor autocuidado en enfermeras/os y mejoraría la  integración de los demás patrones de conocimiento para dar calidad al cuidado brindado a otros. Al mismo tiempo se generaría experticia al reflexionar la práctica cotidiana y transformarla en conocimiento.
Olga Janneth Gómez Ramírez y otros (2008), han estudiado las características de los comportamientos de cuidado identificados por estudiantes y perciben menor frecuencia de los patrones personal y estético, por lo que recomiendan la importancia de formar a los estudiantes en las dimensiones humanísticas del cuidado.
Para Durán de Villalobos (1998) la aplicación del conocimiento personal se traduce en voluntad de aceptar la ambigüedad, la vaguedad y las discrepancias entre uno mismo y los demás según la propia personalidad. Estas aptitudes preparan a la enfermera para afrontar situaciones complejas que requieren, además del conocimiento científico, el conocimiento intuitivo que solo puede dar el patrón de conocimiento personal que ha sido desarrollado mediante experimentación y ubicación de lo real y lo fantástico (Cuadro 1).
Una de las autoras latinoamericanas que más ha escrito acerca de los patrones de conocimiento es María Durán de Villalobos quien plantea dos preguntas relacionadas con este patrón de conocimiento son:
“¿Cómo me conozco a mí mismo? ¿Qué sentido tiene conocerse a sí mismo?”
Estas cuestiones que rodean a ese patrón  son las que deben relacionarse con cuestiones de los otros tres (empírico o científico, ético, estético) y los que han surgido después (Lo inexplicable, lo irreconocible, sociopolítico, práctico).
Los procesos de conocerse a sí mismo  y los productos obtenidos de cada patrón son diferentes e interrelacionados (Cuadro 1).


El conocimiento personal (Villalobos, 2005) es el menos desarrollado de los cuatro, es básico para desarrollar los patrones ético y estético en la práctica profesional. Es a partir de éste que se logra el verdadero arte de enfermería. Según Bárbara Carper (En Chinn y Kramer, 1999):
“el conocimiento personal es tal vez el patrón más importante si enfermería se entiende como un proceso interpersonal entre el paciente y la enfermera, no cabe duda de la necesidad de que la enfermera se conciba como un ser terapéutico y, por lo tanto, debe conocerse interiormente. El uso terapéutico de sí mismo implica una relación en la cual se requiere conocerse y conocer al paciente porque el ser se crea en relación con otros”.
Es un proceso dinámico de llegar a convertirse en un ser total. Le da un significado compartido a la interacción. Implica ser consciente de estar en el mundo y expresar lo que la persona es, dentro de un contexto cultural. Requiere conocerse y desarrollarse a sí mismo en libertad para crearse a sí mismo y tomar decisiones con autonomía. El ser se percibe como un sistema abierto que pertenece a un sistema social. No se utiliza para justificar la práctica ni al hablar de su credibilidad en términos de conocimiento empírico. El conocimiento personal no emana de libros, revistas científicas, conferencias o discusiones académicas. Se refiere a comprender, a darse cuenta (Benner, 1987).
No usa el lenguaje discursivo, es conducta, sentimientos. Puede ser tan válido como el conocimiento científico como sugiere Edwards (2002), este patrón requiere conocimiento obtenido a través de la experiencia y la intuición.
Landeros (2002) cuenta acerca de su propio impacto emocional ante una situación de urgencia con alumnas y colegas donde el aprendizaje (el conocimiento personal) es la “aceptación de lo que es, no de lo que debería ser”. Sostiene que cuando se ejerce la profesión, se adquieren experiencias que se van transformando en un conocimiento aprendido. Este proceso de aprendizaje profesional refleja ciertos patrones de conocimiento que han sido estudiados por epistemólogas de Enfermería.
El patrón de conocimiento personal, valoriza la experiencia humana, la conciencia de sí mismo, y la apertura a la realización. Junto al patrón de conocimiento estético fluye a través de la conducta (Chinn y Jacobs-Kramer, 2000) pero siempre se es desde uno mismo en función de volcar el aprendizaje experiencial en otros: alumnos o pacientes.
Savina O. Schoenhofer, desde una mirada del paradigma de la transformación asegura
“el conocimiento personal es una expresión de enfermería sobre el cuidado, incluye la experiencia directa, la presencia, el entrar al mundo propio o de otro con la intención de cuidar, una multitud de datos de percepción relacionados con el deseo de ser conocido como persona. Estas experiencias generalmente no se reconocen o son ignorados”.
Seguel Vásquez (2013)  ha desarrollado un  taller para personal de salud que lleva al conocimiento personal. Toma como ejes temáticos cuatro componentes: Autoconcepto, autoestima, “darse cuenta” y autocuidado. Basado en dicho taller, se analizan algunos conceptos centrales que enriquecen la idea de la importancia de considerar a la enfermera una persona  con requerimiento de apoyo educativo para el conocimiento personal y el auto-cuidado:
Ø  Autoconcepto: Es el conocimiento de un individuo sobre sí mismo. Es subjetivo, consiste en percepciones conscientes e inconscientes y actitudes.  Es un marco de referencia para afrontar situaciones y relacionarse con otros. Se construye desde la niñez mediante experiencias vividas. Es la representación psíquica de un individuo, el “yo” alrededor del cual se organizan las percepciones y experiencias. (Potter, 2002, cap.26)
Ø  Autoestima: Es el resultado de una autoevaluación de sí en el mundo interno, externo y en las fantasías de cada individuo. Es uno de los componentes del autoconcepto junto con la identidad, la imagen corporal y el rol. Es, además, una sensación individual de propio valor basada en factores internos y externos. Podría decirse que muestra la relación entre el ideal de sí y el concepto desarrollado de sí con otros, cuanto más se acercan entre sí  mayor será la autoestima. (Potter, 2002, cap.26)
Ø  Darse cuenta”: John Stevens (1996) explica que es una forma de percepción que nos permite profundizar en el conocimiento de nosotros mismos y de los demás. Siempre en el presente (Stevens-Ireki, 1996). Es  la toma de conciencia del estado actual de sí mismo que permite vivenciar los eventos externos e internos que favorecen un cambio, tiene como fin ajustarse a sí mismo, no a la sociedad, promoviendo el conocimiento personal. Existen tres formas de darse cuenta: Exterior, Interior y Fantasía (Cuadro 2).

                            
El darse cuenta de la fantasía (imaginación), a diferencia de los mundos exterior e interior que se ubican en el presente y en la realidad experimentada por el propio individuo, se ubica más allá de lo que ocurre en el presente: todo el explicar, imaginar, adivinar, pensar, planificar, recordar el pasado, anticipar el futuro. Sin embargo dentro de esta fantasía hay una realidad encubierta. Se puede descubrir más de esta realidad si se concentra en esa fantasía y al mismo tiempo se toma conciencia de las sensaciones físicas, percepciones y otras actividades mientras se hace esto. La idea del pasado es útil algunas veces, pero al mismo tiempo es una idea, una fantasía que se tiene en el ahora. Tanto la propia idea del futuro como la propia concepción del pasado se basan en la propia comprensión del presente. El pasado y el futuro son conjeturas propias acerca de lo que precedió al momento presente y lo que se presagia que seguirá. Y todo este adivinar ocurre ahora.
Experimentar y Ejercitar el darse cuenta (Ver cuadro 1) permite tener otra experiencia de cómo las propias fantasías mantienen alejado al individuo para expresarse y también se dará más cuenta de cómo son esas fantasías. Si se puede llegar a dar cuenta realmente de estas fantasías, puede explorar qué es lo que expresan acerca de sí y luego comprobarlo. Y realmente puede llegar a darse cuenta de qué es aquello que lo retiene, entonces tiene la oportunidad de revertir el proceso y de descubrir cuán bien puede funcionar sin interferencia.
La meta de estos ejercicios es mostrar cómo se puede aumentar el contacto con la realidad exterior e interior y así disminuir la ocupación con la actividad fantasiosa, que impide contactar con la propia experiencia presente. La fantasía puede ser útil pero sólo si se dedica a ella completamente, dándose cuenta e integrando la fantasía con el vivenciar la realidad en el presente.
Conocimiento personal, Autoconcepto y Autocuidado
Los autores consultados concuerdan en que el autoconcepto y las percepciones de una persona sobre su salud están íntimamente ligados (Potter, 2002, p.554).
Ubicar el darse cuenta (Ver Cuadro 1) cuando se requieren cambios y se presentan tensiones entre una parte que quiere cambiar y una parte que se resiste al cambio, de este modo el precio es conflicto, confusión e incertidumbre. Por lo general, mientras más se trata de cambiar, peor se torna la propia situación. Para Stevens (1996) es muchísimo más útil sencillamente tomar más conciencia –dándose cuenta de cómo está ahora uno mismo. Para ubicar los tipos de “darse cuenta” y su influencia en el estado de salud actual Stevens (1996) y Seguel Vásquez E. (2013) y Schnake (1995) sugieren ejercicios que favorecen el darse cuenta, la  clarificación de valores, la narrativa de experiencias personales. Aunque Potter (2002, Pp. 564-576) sugiere el Proceso de Atención de Enfermería (PAE) para ayudar a otros también podría ser aplicado a sí mismo por la enfermera:
·         Ejercicios del mundo interior: prestar atención a lo que expresan los sentidos fisiológicos externos (vista, olfato, gusto, etc.) y los internos (calor, dolor, hormigueos, mareos, músculos, huesos, movimiento, etc.)  con focalización y a los sentimientos, actitudes, estados de ánimos, etc. Schnake (1995) une cuerpo y mente de forma gestáltica y fenomenológica. Propone una modalidad de trabajo a partir del diálogo directo con el cuerpo para que éste se transparente y comience a develar el porqué de las rabias, el para qué de las culpas, etc. Es una forma de obtener información relevante sobre sí mismos. Los ejercicios descubren información emocional importante. Al partir del cuerpo, el paciente logra acceder a experiencias emocionales que no había logrado “nombrar”, y de la misma forma logra reconstruir un discurso sobre sí mismo incorporando experiencias desreguladoras tanto en el plano afectivo como orgánico y de la salud. Autoexploración y autoobservación buscando el sentido. Parte de una invitación a mirar el propio cuerpo, para pronto pasar a vivenciarlo “en primera persona” y dejar de observarlo desde lejos. Autoconocerse desde la imagen corporal percibida y la que percibimos desde las conductas de otros influye en la autoestima.
·         Ejercicios del mundo exterior: Proceso de Clarificación de los propios valores (Raths, 1979) tomar conciencia de los propios valores y para articular mejor el propio punto de vista, como se ve el mundo, como se interpreta la información confusa y conflictiva. El cambio de valores implica cambios de actitudes y conductasEs un proceso de autodescubrimiento que ayuda a tomar decisiones y conocerse a sí mismos. Incluye tres etapas
o   Reflexionar sobre las propias creencias y conductas: Escoger libremente entre alternativas teniendo en cuenta las consecuencias de cada elección.
o   Asumir la propia elección: Apreciar y afirmar públicamente la elección.
o   Actuar según las propias creencias siempre.
·         La narrativa: es reveladora y epifánica en la medida que descubre la diversidad de caminos por los que transcurren la vida de las personas y la riqueza de significados que se generan para comprenderse a sí mismo y comprender el mundo que les rodea. La investigación biográfico-narrativa ofrece el marco metodológico para adentrarse, a través del relato, en las cuestiones subjetivas y los asuntos vitales que determinan la existencia de la persona, en el rico universo de significados (sentimientos, deseos, motivaciones o propósitos), que no pueden ser expresados por medio de definiciones, enunciados factuales y proposiciones abstractas, propias del razonamiento lógico-formal (Sabariego, Masot, Dorio, 2004).
·         PAE aplicado a sí mismo. No es frecuente que académicamente se trabajen temas en primera persona. Algunas incursiones en este sentido[iv] han permitido advertir que es más difícil de olvidar lo que se aprende desde sí mismo pues está todo el ser comprometido en el aprendizaje no solo el área cognitiva. Los alumnos muestran incertidumbre al principio del ejercicio pero a medida que avanza en el proceso de valoración de sí desaparecen la sensación de extrañamiento y comienzan conductas de creatividad y satisfacción con la tarea.
Se da  por sentado que los individuos que constituyen el colectivo de enfermería van a aplicar en sí todo lo que aprenden respecto al cuidado de otros pero esto no es así. No se enseña primero a cuidar de sí mismo, tampoco que la propia enfermera es la primera persona a cuidar. Es esperanzador pensar que los nuevos currículos se planteen desde esta perspectiva para disminuir los problemas de salud que se desprenden de los factores de riesgo sociopolíticos mencionados anteriormente. Tomando el conocimiento personal con el darse cuenta y los ejercicios (narrativa, clarificación de valores, prestar atención a lo que expresan los sentidos externos e internos y Proceso de Atención de Enfermería aplicado a sí mismo). Estos ejercicios se podrían incluir como trabajos prácticos para aprender a detectar las percepciones, sentimientos, actitudes de sí antes que se sicosomaticen y produzcan efectos patológicos y que repercuta en el cuidado del otro.
Conclusión
Volviendo a las cuestiones planteadas al principio se considera aquí que para llegar a ser enfermera experta en términos de Patricia Benner (1984) se deben hacer modificaciones a los planes de estudio (Rauner F., 2007) y a la educación continua, pensando en el conocimiento personal como principio, estado de lego o principiante, que lleve al conocimiento práctico con dominio reflexivo del experto que plantea la autora. Desde el punto de vista heiddeggeriano la enfermera es una persona que ejerce la enfermería, y como persona puede –y debe- saber interpretarse a sí misma y moldearse a través de su experiencia personal y social.
La conciencia de sí influye en la autoestima: si se conoce se estima, si se cuida se quiere, más se quiere más se cuida, más se cuida a sí mismo y a otros, mejor se siente.
Los sujetos que ejercen la enfermería deberían darse cuenta que es ineludible tener como pacientes/sujetos de estudio y  maestro a sí mismos. La enfermera debe conocer/educar/ cuidarse a sí misma con ayuda de otras de mayor experiencia y  con ejercicios para darse cuenta de situaciones por las que va atravesando en su camino a la experticia.
Notas




[i] Condiciones de vida y trabajo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) sostiene que todos los trabajadores deben poder disfrutar del más alto nivel posible de salud física y mental y de condiciones de trabajo acordes. A través del relevamiento de las principales bases bibliográficas de América del Sur y el Caribe, el investigador chileno Parra Garrido concluye que son escasos los informes de investigación que aborden la salud de las trabajadoras con una óptica de género, y que muchos de ellos especialmente los realizados en colaboración con movimientos sindicales o feministas tampoco se publican, lo que hace muy difícil la realización de estudios sistemáticos.  (Horrac, B.,2009, Pp.4 y 5)
[ii] Recomendaciones de Comisión Interministerial. Este documento presenta el perfil profesional de la/el Enfermera/o –figura de la amplia familia profesional de la salud y las bases para la organización curricular de la tecnicatura superior respectiva. Esta/e profesional desarrolla su actividad tanto en la comunidad como dentro de los servicios de salud.  Se encuadra en los lineamientos establecidos federalmente para la
Educación Superior No Universitaria. Tiene como requisito previo haber aprobado la Educación
Polimodal o poseer un certificado de la escolaridad media o secundaria.
[iii] Patrones de conocimiento enfermero. Carper (1978) quien estudiando la producción científica publicada en revistas de Enfermería de los 70, reconoció cuatro patrones de conocimiento reflejados en estos escritos y caracterizó cada uno de ellos en dimensiones y características, definió que el cuerpo de conocimientos que da soporte a enfermería se manifiesta por patrones, o sea por medio de formas características de expresión externa e  interna que dejan ver la manera como se piensa sobre un fenómeno. Los patrones no aumentan el conocimiento, más bien ponen su atención en el significado de conocer y sobre las clases de conocimiento
que son de mayor ayuda para la disciplina de enfermería.
[iv] PAE aplicado a sí mismo. Autoexamen físico; Autoentrevista; simulación de pérdida de motricidad, amputación, ceguera, sordera, obesidad, etc.; Pedido de consentimiento informado, análisis FODA para crear una unidad de enfermería son algunos de los trabajos prácticos significativos puestos en práctica para activar la autovaloración y autoconcepción en el primer y segundo año de la Carrera Licenciatura en Enfermería de la Universidad Nacional de San Luis.

Bibliografía

American Nurses’ Association (2014) How to Become a Nurse. . Recuperado de: http://www.nursingworld.org/EspeciallyForYou/What-is-Nursing/Tools-You-Need/RegisteredNurseLicensing.html

American Nurses’ Association (2014) What is Nursing?. Recuperado de:  http://www.nursingworld.org/EspeciallyForYou/What-is-Nursing

Benner P. (1984). Form novice to expert. Excelence and power in clinical nursing practice. Addison-Wesley. California. [En, de Martha Raile  Alligood y Ann Marriner-Tomey. (1999). Modelos y teorías en enfermería. 6ª ed. Harcourt-Brace. Madrid. Cap. 13.
Benner P, Tanner C. (1987) Clinical judgement: How expert nurses use intuition. American Journal of Nursing; 87(1):23-31.
Chinn PL, Kramer M. (1999) Theory and Nursing: Integrater Knowledge Development. 5th  ed. Saint Louis: Mosby.
Comisión Interministerial (2007). Enfermería. Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología y Ministerio de Salud y Ambiente. Pp.26-27. Recuperado de: http://www.me.gov.ar/curriform/publica/enfermeria.pdf
Decreto 49/2014. Riesgos del trabajo: Listado de Enfermedades Profesionales. Decretos 658/96, 659/96 y 590/97. Modificaciones. InfoLEG, base de datos del Centro de Documentación e Información,  Ministerio de Economía y Finanzas Públicas. Recuperado de: http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/225000-229999/225309/norma.htm
Durán de Villalobos MM. (1998).Enfermería: Desarrollo teórico e investigativo. Universidad Nacional de Colombia, Bogotá.
Duran de Villalobos, M. M (2002). Marco Epistemológico de la Enfermería. Revista Aquichán, 2(2): 7-18.Octubre. Bogotá, Colombia. Recuperado de http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2107428
Durán de Villalobos, M. M. (2005). La Ciencia, la Ética y el arte de Enfermería a partir del Conocimiento personal. Aquichán , 5 (1), 86-95. Recuperado de: http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1657-59972005000100009&lng=en&tlng=es
Edwards ( 2002) Nursing Knowledge: Defining New Boundaries. Nurs Stand.;17(2):40-44.

Gómez Ramírez O. J.; Daza C L.A. Y Zambrano Caro V.M. (2008).Percepción de Cuidado en estudiantes de enfermería: caracterización e impacto para la formación y la visión del ejercicio profesional. Open Journal Systems. Dirección Nacional de Bibliotecas. Avances en Enfermería. Universidad Nacional de Colombia. Recuperado de: http://www.revistas.unal.edu.co/index.php/avenferm/article/view/12888/13646

Horrac, B. (coordinadora), Disipio, S., García. M. I., Occhi, M. J., Vadurro, S. (2009). Percepción sobre las condiciones y medioambiente de trabajo, su impacto sobre la salud y la prevención en enfermería.  El caso de tres hospitales provinciales Interzonales del gran La Plata. Programa de Educación Permanente en Salud y Trabajo. Subsecretaría de Coordinación y Atención de la Salud. Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires Concurso Bicentenario de la Patria. Recuperado de: http://www.trabajo.gba.gov.ar/informacion/masse/categoriaC/15_HORRAC_Percepcion_sobre_las_condiciones_y_medioambiente_de_trabajo_Enfermeras.pdf
Jacobs-Kramer, K., y Chinn, P (2000). Perspectives on knowing: a model of nursing knowledge. Scholarly inquiry, Nurs. Pract. 2, 129-39.
Kerouac S. et al. (1996). El pensamiento enfermero. Elsevier-Masson. Barcelona España.
Kristensen T. S. (2000). Cuestionario  Psicosocial de Copenhague (CoPsoQ). Arbejdsmiljpinstitittet (Instituto Nacional de Salud Laboral). Dinamarca. [En Armangué Ll., Jorgensen C. y Schaltz M. Traductores (2003). Instrumento para la Prevencióon de Riesgos Psicosociales en el trabajo. Versión corta para pequeñas empresas y autoevaluación. Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS). Navarra. Recuperado de http://www.istas.ccoo.es/descargas/cuestionario_vc.pdf ]
Landeros Olvera E. A. (2002). Identificación de los patrones de conocimiento en un incidente Crítico. Horizonte de Enfermería, 13. Recuperado de: https://www7.uc.cl/prontus_enfermeria/html/produccion/cienti/Archivos/REV%5B1%5D.%20HORIZONTE%2020021.pdf
Levine M.E.  (1973). Introductión to clinical nursing. 2nd.ed.  Davis. Philadelphia.
Mijana J.J. (2009). CyMAT Enfermería. Ponencia en Slide Share. Recuperado de: http://es.slideshare.net/jjmijana/cymat-enfermeria
Potter P.A. y Perry A. G. (2002). Fundamentos de enfermería. 5ª.ed. Elsevier. Madrid. Vol 1- Cap 22 y 23
Raths L.S.; Harkmin M. y Simon SB (1979) Values and teaching. 2ª.ed. Merill publishing. Columbus, Ohio. [En Potter op. Cit. Pp. 418 y 420).
Rojas, A.del V., y Heredia, A.M. (1999). El Sistema de Salud y la situación de enfermería en Argentina. Revista Latino-Americana de Enfermería, 7 (1), 99-101. Recuperado de: http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0104-11691999000100013 
Sabariego, M., Massot, I. y Dorio, I. (2004). Métodos de investigación cualitativa. En R. Bisquerra (coord.), Metodología de la investigación cualitativa. La Muralla. Madrid. Pp. 293-328.
Savina O. Schoenhofer (¿?). Un marco para el cuidado en un ambiente de práctica de enfermería tecnologicamente dependiente (Continuación). Artículos de interés. Grupo de Cuidado. Facultad de Enfermería. Universidad Nacional de Colombia. Recuperado de: http://www.enfermeria.unal.edu.co/cuidado/docs/articuloca.html
Schnake A (1995). Los diálogos del cuerpo. Cuatro Vientos, Chile. Recuperado de: http://www.e-bookspdf.org/download/adriana-schnake.html

Seguel Vásquez E. (2013). Taller de Autoconcepto y autoestima. Hospital Intercultural de Kalvu Llanka. Cañete, Arauco, Chile. Recuperado de: http://prezi.com/z8l_amwuirjm/ps-estela-seguel-vasquez/

Stevens J. (1976) El darse cuenta. ed. Cuatro Vientos, Chile ed. Cuatro Vientos, Chile. Recuperado de: http://es.slideshare.net/Newenkalibre/john-stevens-el-darse-cuenta
Stevens J. O. (1996) “El darse cuenta”. Cuatro Vientos, Chile.  [En Ireki psicología (¿?).Extracto – resumen. Bilbao]. Recuperado de: http://www.irekipsicologia.com/Articulos/Darse_Cuenta_y_Cambio.pdf



sábado, 30 de junio de 2012

Filosofías de Enfermería: Nightingale


La belleza de los diagramas
El matemático Marcus du Sautoy (Universidad de Oxford) pone de manifiesto que la ciencia es la vanguardia de muchos de los diseños más icónicos y revolucionarios del mundo. La belleza de los diagramas navega creativamente a través de numerosos gráficos y bocetos, desde Newton y el diagrama de la rosa, pasando por “el hombre de Vitruvio” (de Da Vinci) hasta el diagrama de la doble hélice; y demuestra cómo se definieron y formaron teorías científicas complejas que llegaron a ser aceptadas como imágenes sorprendentes por derecho propio.

Parte 4: Florence Nightingale
Florence Nightingale es mejor conocida como la Virgen de la Guerra de Crimea de la lámpara, pero era también un estadista extraordinario. informe Nightingale después de la guerra reveló que de 18.000 muertes, 16.000 habían sido por enfermedades infecciosas en el hospital en lugar de las heridas de batalla. Su diagrama de la rosa, revolucionario y polémico fue diseñado para persuadir al gobierno que, si el saneamiento en los hospitales se ha mejorado, muchas muertes podrían evitarse.


Una de los primeras en utilizar el mundo visual para navegar entre los números fue Florence Nightingale.
Nightingale creó el famoso gráfico de tarta tan utilizado hoy en día.
Aunque más conocida por sus contribuciones al mundo de la enfermería, sus grandes logros fueron matemáticos. Ella fue la primera en usar la idea de un gráfico circular para representar datos.
Nightingale descubrió que la mayoría de las muertes de Crimea eran resultado de las pésimas condiciones sanitarias más que a los caídos en batalla. Ella quería convencer al gobierno de la necesidad de una mejor higiene en hospitales.
Pero se dio cuenta de que presentando simplemente los números era poco probable que impresionara a los ministros. En cambio, si esos números fueran traducidos a una imagen, su diagrama de las Causas de Mortalidad en el Ejército en el Este no podría ser ignorado.
Un buen diagrama, Nightingale descubrió, vale ciertamente mucho más que mil números.
Una de las fortalezas de esos diagramas es que trascienden el lenguaje. Pueden ser leídos y entendidos por personas en todo el planeta.

Puedes ver la importancia del uso de las estadísticas y del uso de los medios de comunicación para cambiar paradigmas hegémónicos en un video realizado por la BBC. Pasado en nuestro canal encuentro.

Recuerda activar subtítulos en español.


Fuentes:

  1. La belleza de los diagramas. Programas.  Canal Encuentro. Emitido 30/06/12 00:00. http://www.encuentro.gob.ar/sitios/encuentro/programas/detallePrograma?rec_id=105687, consultado 30/06/2012 8:50.
  2. 4. Florence Nightingale. The Beauty of Diagrams.  http://www.youtube.com/watch?v=7Y8z6PZmD30 28,31 min. 



domingo, 27 de mayo de 2012



No camines delante de mi
puedes voltear y no verme.
No te quedes detrás siento
que tiro sola del carro.
Nada como ir juntos
a la par....
Carpo querido
siempre estás en mi
Los amores cobardes
no llegan a amores
ni a historias
se quedan allí....